4 de diciembre de 2010

Un pedido...

Fuimos tan felices anoche! Yo rescatándote y tú dejandote rescatar de las garras de aquel dragón enfurecido! Luego tuvimos que sortear las trampas de aquel príncipe malvado con ganas de desposarte...
y por último escapando del ogro... sí... un cuento de fantasías vivimos anoche!

Fuimos tan felices por esos largos microsegundos en que duró el sueño...

Entiendo bien lo del sueño, porque nos amamos, y es normal que nos soñemos, que te sueñe, que me sueñes, eso lo entiendo bien...

Lo que no entiendo es a dónde fui a parar cuando despertaste, no se dónde estoy... por eso te pido, mi amor, que me sueñes esta noche de nuevo... ahora soy yo el que necesita ser rescatado...







4 comentarios:

* Eleanor Dalí ! * dijo...

Qué hermosa manera de perderse Diego !

=)

Un beso o 2 !

Diego dijo...

Gracias Eleanor. Leí tu entrada para tu amigo, y debo decirte que me gustó mucho! Muy emotivo. Saludos

Antorelo dijo...

He llegado desde un blog que compartimos. Me gustan tus relatos. Te dejo el nombre de mi blog: tijerasdepapel, por si quieres echarle un vistazo.
Saludos

Diego dijo...

Antorelo, pasé por tu espacio y me gustó mucho. Gracias por tus palabras.
Saludos desde el sur. Diego.