29 de noviembre de 2011

no-necesitarte






Quiero que sepas
                             que no te necesito,
              (me olvidé tu silencio)

                               ya no extraño
recordarte mirando el mar
                          ¡si sólo cerros me rodean!

no me hacen falta
              tus labios entreabiertos
                             buscando quitarme el sueño

Ya no te necesito
        o mejor dicho:
                             te necesito más que nunca...

Nunca he aprendido a vivir sin vos,
            ni quitarme la maldita manía
                                de necesitarte...








4 de noviembre de 2011

Hasta siempre Ramoncito querido...



in memorian


Evidentemente era su hora y nadie lo pudo imaginar… 
La llamada vino a mi celular buscando el desconcierto: 

-“Tu tío Ramón nos acaba de dejar” 

 El silencio de mi boca se quebró después de unos largos segundos: 

 -¿Qué? 

 Nadie, les aseguro que nadie, pudo imaginar tremendo desenlace para la vida del que yo considero EL HOMBRE MÁS BUENO DEL MUNDO, sí, aunque no lo crean, mi tío fue el hombre mas bueno que conocí; claro, renegaba, si, pero cuando lo hacía solo se le escuchaba decir: “bue bue bue…”
 Las chances de sobrevivir fueron casi nulas. Fulminante… 

 Desde acá te deseo lo mejor, espero que la verdadera Vida, la Eterna, sea tan maravillosa como la imaginamos. 
Y sabés? Claro que lo sabés, pero te lo cuento: tu Boca está puntero

Allá vas, tomando en un suspiro todo el aire que ya no entra en tus pulmones, no había nadie que no te conozca, todos te saludaban, a todos saludabas con un chiste, le alegrabas las mañanas a todas las "viejas" que salían a barrer las veredas bien temprano, porque bien temprano ya salías a trabajar.

Va a pasar un buen tiempo hasta que en nuestras vidas se borre la tristeza, aunque vivas por siempre en los corazones de todos los que tuvimos la suerte de compartir tiempo juntos...

 Hasta siempre tío…





1 de noviembre de 2011

a tu ausencia







Cuando se acerca la noche

y el silencio gana espacio

tu imagen llega despacio

                       y se duerme con mi pena



Y vuelve la triste escena 

de llorarte sin lágrimas, 

de escribir en tus páginas 

                                         este inmenso sufrimiento 



Es tan grande el sentimiento 

y es tan tenue la esperanza… 

he perdido la confianza

 camino a tu corazón