22 de junio de 2011

Como ave rapaz








Desperté cuando las luces no brillaban aún

(es hermoso, y sabes bien que no me pasa a menudo)

y mientras dormías te escribí unas rimas

sobre tu espalda, sobre tus muslos,

y como si fuera un ave rapaz

rasgué tus labios con estos afilados besos

que me crecen como uñas, como garras,

y me fui elevando hasta la cima de la colina,

(o de la cama, que es lo mismo),

para poder observarte…

y desde allí bajé con una terrible fuerza

procurando caer sobre nuestro lecho,

y de repente me distraje mirándote

y fui a caer en el sueño de nuevo,

hasta que despertamos con las luces

de un nuevo día...