4 de noviembre de 2011

Hasta siempre Ramoncito querido...



in memorian


Evidentemente era su hora y nadie lo pudo imaginar… 
La llamada vino a mi celular buscando el desconcierto: 

-“Tu tío Ramón nos acaba de dejar” 

 El silencio de mi boca se quebró después de unos largos segundos: 

 -¿Qué? 

 Nadie, les aseguro que nadie, pudo imaginar tremendo desenlace para la vida del que yo considero EL HOMBRE MÁS BUENO DEL MUNDO, sí, aunque no lo crean, mi tío fue el hombre mas bueno que conocí; claro, renegaba, si, pero cuando lo hacía solo se le escuchaba decir: “bue bue bue…”
 Las chances de sobrevivir fueron casi nulas. Fulminante… 

 Desde acá te deseo lo mejor, espero que la verdadera Vida, la Eterna, sea tan maravillosa como la imaginamos. 
Y sabés? Claro que lo sabés, pero te lo cuento: tu Boca está puntero

Allá vas, tomando en un suspiro todo el aire que ya no entra en tus pulmones, no había nadie que no te conozca, todos te saludaban, a todos saludabas con un chiste, le alegrabas las mañanas a todas las "viejas" que salían a barrer las veredas bien temprano, porque bien temprano ya salías a trabajar.

Va a pasar un buen tiempo hasta que en nuestras vidas se borre la tristeza, aunque vivas por siempre en los corazones de todos los que tuvimos la suerte de compartir tiempo juntos...

 Hasta siempre tío…





8 comentarios:

Luna dijo...

No es una despedida, porque siempre estará en tu corazón, en tus recuerdos.

Saludos, Dieguito. Que estés bien.

Magda dijo...

Lo siento Diego...mis sentidos pésames....oraciones para tu tio... Un gran abrazo.

Marinel dijo...

Creo que desde ese lugar que todos imaginamos maravilloso,no renegará ni un poquito,sólo sonreirá sabiéndose afianzado en vuestros corazones para siempre.
La tristeza deja paso,con el tiempo,al recuerdo feliz de haberlo tenido.
Besos.

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

que dolor!!!!!! pero buena catarsis!
un abrazo,hermano
lidia-la escriba

Alejandra Edith dijo...

Este relato tan vivido, pues es una experiencia personal me ha emocionado hasta las lagrimas, yo perdí hace dos años a mi mamá y también sé que no sé olvida tan fácilmente a una persona que fue tan querida, pero pienso que si bien dejaron este mundo no nos dejaron para siempre, viven en nuestros corazones y están en todo lo hacemos, nos miran desde algún lugar y nos acompañan siempre. Desde donde se encuentran quieren que seamos felices como lo eramos cuando estaban ellos acá.

Mony dijo...

Mucha fuerza Diego, que las despedidas no existen, si las personas que dejan huella en nuestra vida nunca se van.

Un abrazo grande.

Lapislazuli dijo...

Hola Diego, tu tio ramon debe andar por las nubes con mi papa, que fue el hombre mas bueno del mundo que yo conoci. me uno a tu recuerdo. Un abrazo

Ceci dijo...

Un abrazo fuerte, para vos y para tu tío que es cierto, ahora esta tomando suspiros por allá arriba, por acá abajo...por todos lados :)