3 de febrero de 2011

Espera...




Interminable... eterno...
en estos segundos que parecen meses,
años,
vida mía, yo te espero...

En este instante que se parece al total,
que marca el fin de la angustia
(o la incrementa),
que marca el fin del desaire,
yo te espero...

Te espero como el día lo hace
con la noche,
pero no voy a buscarte,
simplemente porque prometiste volver...

¡Qué cosas que tiene la vida!
Después del tornado: la calma...
después del caos de la despedida
viene el encuentro...

Pensar que en estos segundos,
de esta hora, de este día,
de este mes... de este año
¡prometiste volver!

ya mañana no podré esperarte...



--

8 comentarios:

ALBORADA dijo...

Lindas letras para ese amor que esperas, la ausencia a veces se hace larga, pero cuando el amor es verdadero, siempre regresa.

Saludos, Diego.

Lola dijo...

Cuando el cansancio nos vence, ni el amor más grande es capaz de abatirlo. Besitos

Antorelo dijo...

Amor esperado que parace que nunca llega. Buen poema y preciosa foto.
Saludos

Rocío la española dijo...

Que belleza de palabras Diego. Además la foto ilustra muy bien!
Lindo leerte. Beso

Luna dijo...

Mañana sin esperas
y ella
que regresa...

Saludos enormes, Diego.

* Eleanor Dalí ! * dijo...

Pero quizás mañana regrese. No pierdas las esperanzas poeta *

Un beso o 2 !

Cinzia Procopio dijo...

Hola Diego, tienes un premio en mi blog. Un abrazo.

ROSER dijo...

Bellisimas letras Diego, donde sigilisa y silenciosamente dejo mi huella.

Te felicito por tu blog y gracias por nombrarme en tu página.

Un abrazo