2 de septiembre de 2011

Un sueño


         




             Me dormí en el sillón con un libro entre mis manos. El silencio de la noche me llevó adonde la razón no llega. Desperté con frío; la habitación estaba oscura. Me puse de pie para ver mejor. Aún no comprendo por qué tomaba todo tan natural… la cama deshecha, la pequeña biblioteca, el Quijote abierto en el escritorio…
            Era de noche aún y la luna de Madrid iluminaba a medias lo que el candelabro no podía. Cerca de aquel Quijote abierto había otro libro, el título era algo de Persiles… y en él pude leer unas líneas que resuenan aún hoy en mi cabeza:

Puesto ya el pie en el estribo,
con las ansias de la muerte,
gran señor, ésta te escribo.

            Un vendaval cruzó mi mente; yo recordaba esas palabras, las había leído minutos antes de llegar a ese lugar que, por cierto, no conocía…
            Oí pasos y la puerta se abrió despacio. Dos mujeres asomaron y al segundo estalló un grito:
- “¡Miguel!”
- Mujer –dijo - llegó la hora, debo irme ya.
           
         ¿Miguel? ¿el Quijote? ¿Persiles… y Segismunda? ¡pero claro! Las mujeres pasaron a mi lado sin mirarme… no, no me veían; se dirigían hacia unas mantas tiradas en el piso. Ellas lo asistían mientras ignoraban mis intentos por hacerme escuchar. Al cabo de unos minutos me di cuenta de que yo no pertenecía a ese lugar, a esa época; era yo un intruso en sus vidas. Entonces me conformé con mirar –en silencio – la escena que se me vino a la cabeza segundos antes de dormirme: la muerte de Cervantes. 

Amanecía en aquel Madrid y yo seguía soñando.






Safe Creative #1109029983437

18 comentarios:

Lola dijo...

Buena huella Diego, gracias

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

¡Fantástico! Eres un genio, Diego. Te va esta mecánica fabular. Créeme, te luce mejor la pluma.
Un gran abrazo y gracias por este relato ¡Espectacular!

Diego dijo...

Gracias Lola, un abrazo grande!!!!

Diego dijo...

aaahhh, Julio!
La verdad es que me agradan tus palabras, (¿agrandan dije? jaja).
Sinceramente: se te fue la mano
Son trabajos sin corregir, pero bué...
Abrazo hermano!!!!

Luna dijo...

Puestos los ojos en el relato, no me conformo con mirar, y no me duermo nada!

Tiene razón Julio...

Saludos muchos, Diego. Buen fin de semana.

Emanuel Carrizo dijo...

Muy interesante, muy interesante... me gustó mucho como dirigiste la historia y el final al que arribaste.
Con ganas de seguir leyendo, dejo saludos.

Luján Fraix dijo...

INTERESANTE TRAMA CON UN FINAL EXCELENTE QUE NOS SORPRENDE.
ME ENCANTA TU FORMA DE ESCRIBIR Y COMO PUEDES FUSIONAR LA NARRATIVA CON LA CULTURA EN UN SOLO TEXTO.
PARA PENSAR...

BESITOS

aamanecerdeluniverso dijo...

¡Precioso tu relato Diego!!! Como nos llevas por esa realidad-ficción, como si fuera fácil describirlo tal cual lo haces. Me quedo impresionada y agradecida por tu pluma. Enhorabuena estimado amigo. Me alegro muchísimo de volver.
Un abrazo

Diego dijo...

Jaja Luna, para no dormirse.
Abrazo

Diego dijo...

Emanuel, no llevé la historia, ella me llevó a mi.
Retiro saludos.
:)

Diego dijo...

Luján, la historia de Cervantes da para mucho.
Es muy interesante.
Saludos

Diego dijo...

aamanecerdeluniverso, te agradezco tu retorno y tus hermosas palabras!
:)
Abrazos

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Diego, sempre um prazer passar e ler-te. Parabéns pelo teu dom.

Um forte abraço
oa.s

Chiquilla dijo...

Me agrada tu forma de escribir. Creo que me sentiré bien aquí.

Con mirar nos conformamos los que apreciamos la enseñanza.

Saludos.

Marinel dijo...

Los sueños traspasan lo posible haciéndolo factible,al menos para el que sueña.
Allá quedaron cobijadas por el pasado lejano las mujeres asistiendo al moribundo sin sospechar que había un espectador del futuro venido de los mundos oníricos.
¿Te imaginas qué pensarían?
Brujería amigo,brujería que ni el Hidalgo en sus mejores momentos podría imaginar.
Un beso y encantada de conocerte.

Diego dijo...

OceanoAzul.Sonhos: Lindo verte por acá.
Otro abrzo para vos!!

Diego dijo...

Chiquilla: gustazo saber que me viniste a visitar!
Saludos.

Diego dijo...

Marinel: espero que de verdad te sientas bien acá. Gracias por venir!