26 de enero de 2011

Te pediré...

Acércate con cuidado,
no vaya a ser que choquemos violentamente...



Te pediré en este silencio que me ames
que roces mis calladas palabras
y las hagas arder sobre tu cuerpo...
mira que mi soledad está a punto
de suicidarse en tus quebradas,
en tu abismo...

Que tu cuerpo en penumbras
se entregue a la pasión,
que yo estaré entre tus labios
queriendo ser historia...
que tus piernas suaves vengan a mi mundo
porque yo, me desvivo por tu carne...



p/d: sin rimas

p/d 2: confieso que vuelvo a escribir
después de querer olvidarlo...
¿tristeza?

5 comentarios:

Lola dijo...

¿melancolía? ¿anhelo por sentir? El motivo es lo de menos, después de leer el hermoso resultado. Un abrazo

Luna dijo...

Diego...si dejas de escribir versos como estos tan libres, tan bellos, no sé, no sé...

Saludos enormes.

Antorelo dijo...

Opino igual que Luna: Diego, sigue escribiendo. Los poemas que se viven son los que más llegan al lector porque sabe que son sentidos.
Un abrazo y... a seguir escribiendo.
Un abrazo, amigo

Celeste siempre dijo...

Pero es que se siente tan feo dejar las palabras...

Hikari dijo...

Sea lo que sea que te inspire a escribir, los resultados son hermosos.