22 de mayo de 2011

El perdón

Salió con la pesadumbre propia de quien ve algo que no quiere ver. Piensa que es tarde para un café y temprano para un trago, pero se decide por esto último.

Entra al bar de esa callecita perdida que alguna vez le sirvió de manto para sus huellas, y un aroma a derrota lo invade, el silencio de su corazón lo envuelve a pesar del bullicio medido de los habitantes de aquel pequeño mundo.

Como un vecino más de ese lugar se acerca a la barra recordando escenas que nunca vivió: las de un hombre derrotado matando alguna pena nueva. Desorientado pide algo que le sea lo suficientemente fuerte como para amortiguar el corazón y así no poder sentir el dolor causado por ella. Mira a su alrededor descubriendo que también existen colores opacos, o mejor dicho dándose cuenta que los colores tienen su lado opaco según el estado de ánimo de quien los mira. Es así que descubre a través de espejo, que su rostro también es opaco, sin brillo. Probablemente nadie sepa quién es y por eso decidió ir a ese lugar. No tiene apuro porque nadie lo espera, es así que decidió escuchar historias ajenas para ver si la suya resultaba pequeña. Descubrió que hay cientos de historias en ese pequeño mundo, historias lindas, feas, tristes; de pronto se da cuenta que está pidiendo el quinto trago y ya no siente dolor. Su corazón latiendo se parece a un bombo lejano que se deja escuchar en el silencio de la noche, entonces pudo sonreír y darse cuenta que una mujer de hermosa voz cantaba las cosas de su propio corazón y se acercó a esperar que termine su canto para invitarle un trago. Cuando se dio cuenta llevaban un largo rato conversando. Se llamaba Martina o algo así, pero él la llamaba Luz. Es así que Luz le pidió su nombre, teléfono, dirección y demás datos para volver a ver a este desilusionado hombre.

La bebida hizo efecto y este hombre no recordó nada más. Se despertó en su casa, en su cama, y con una nota de Luz que decía “llamáme” dejando su número. Él pudo recordarla vagamente, aquello no fue un sueño. El momento se rompió cuando alguien tocó la puerta. Era ella, no Luz sino “ella”, el motivo de su pena. Pensó que debía vengarse, pero para que haya venganza tiene que haber una víctima, y no quiso. Sólo la perdonó. La perdonó.

Safe Creative #1010087533109

13 comentarios:

Momentos dijo...

Hola Diego! me gusta mucho como escribís, el sentido que le das a las cosas, como eso de los colores que según el estado de ánimo vemos opacos o brillantes...
Que tu vida sea siempre de colores brillantes!
Marga

Jazmín dijo...

Hola. Tomé prestadas algunas de tus palabras....


Llueve hoy...

Llueven tus huellas,
tus historias no contadas,
tus instantes no vividos,
Llueven nocturnos tus silencios,
tus sueños no soñados,
tus penas no pensadas.
Llueven tus colores desteñidos,
tus memorias olvidadas,
tus tristezas indeseadas.
Llueve...
Son gotas de tu vida hoy.

Diego dijo...

Hola Marga, muchísimas gracias por lo que decís, me gusta que guste... El mundo es como lo miramos...
Gracias de nuevo...
Diego

Diego dijo...

Jazmín! Gracias por pasarte por mi espacio. Yo paso muy seguido por el tuyo. Gracias por inventar cosas tan hermosas con el hilo que dejé! y gracias por compartirlo. Te agradezco. Es importante un comentario para hacernos saber que no se escribe para el aire y nada más. Que tengas una buena semana. Diego

Jazmín dijo...

Hola Dieguín ! En realidad escribí para el ciberaire...Por emocionada que soy nomás ! Lo mío ni es la P de Poesía......Solo emociones que pasaron, pasan y seguramente pasarán, mías algunas ( No diré cúales! )y otras imaginadas, soñadas... Pero bueh, ahora las comparto... Que sigas tan así como ahora.

Ceci.- dijo...

Que bonito escrito!! Y con esa canción de fondo queda aún mejor . Y hablando de la forma en que uno ve las cosas, hay una frase que me encanta y dice "Para el que sabe ver todo es transitorio"

Saludos Diego!

La maga dijo...

muchas gracias por pasar por mi blog! Saludos!

Leo Mercado dijo...

Tus textos son muy comprometidos, muy personales. Eso los convierte en textos muy honestos.
Me gustan.
Un abrazo.
PD: Tu blog es muy bueno.

Cinzia Procopio dijo...

Gracias por tu visita, tus palabras y elogios. Me honran. Tu blog es uno de esos lugares donde siempre hay que regresar. Muy bueno.
Un abrazo,
Cinzia

Diego dijo...

Ceci! gracias por tu comentario. Y si, mucha verdad en la frase esa: "Para el que sabe ver todo es transitorio". Un saludo gigante. Diego

Diego dijo...

Hola La maga O:
gracias a vos por visitarme. :)

Diego dijo...

Leo, te agradezco tus palabras. Estoy en tu muy buen blog...:) Saludos

Diego dijo...

Cinzia, descubrí tu blog por casualidad y no voy a dejarlo de disfrutar. Gracias por visitarme!!!! Saludos. Diego

p/d: Lindo nombre Cinzia :)