16 de agosto de 2011

Madrina

Entre tantísimas líneas
quiero destacarte éstas,
para dejarlas expuestas
ante tus ojos sinceros

Me diste días enteros
y aún me amas como a un hijo,
porque el Señor nos bendijo
y quiso unirnos aún más

Tu aliento tan puro jamás
ha querido abandonarme,
madrina, ¡de qué quejarme!
si nunca diste motivos

Tía, pongo mis sentidos
en este hermoso momento...
no es fugaz mi sentimiento,
es amor sin condiciones

Compañera de emociones
-segunda madre que tuve-
en tus ojos la paz retuve...
Gracias por ser mi amiga fiel

                                                          mujer de los consejos
                            ojos de miel...

6 comentarios:

Angeles dijo...

Un bello homenaje!! tuve una madrina muy bella que ya partió, fue para mi como un hada, aunque como las hadas apareció en momentos muy puntuales de mi vida, hermosa tu poesía, como siempre un gusto leerte, te dejo un fuerte abrazo y mis disculpas por no estar por acá tan seguido como quisiera....

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Que tu poética sirva para una ofrenda de cariño y filial emoción, es grande, amigo mío. Felicitaciones.
Un abrazo.

Aloe dijo...

Hola Diego.

Felicitaros por ese "pequeño"; llenan tanto que ... bueno, que la felicidad os colme.

Muy hermoso este poema , sincero y merecido reconocimiento a esas personas que son nuestro soporte en la vida.

Me han gustado mucho tus versos.

Un saludo.

Aloe.

Luna dijo...

Toda un hada madrina, ella, la de miel...

Un saludote grandote, Dieguito.

Mony dijo...

Hermoso y conmovedor poema, Diego.

Un beso.

mariarosa dijo...

Que lindo poema Diego. Seguramente tu tía es merecedora de tan bello homenaje. Te felicito por saber expresar tan bien tus sentimientos.

Un beso.

mariarosa