22 de febrero de 2012

A veces pienso que el amor no pudo ser (...)










A veces pienso que el amor no pudo ser
desde el momento en que tu boca se acercó,
pero no llores, no tienes que hacerlo,
tus ojos son más que un río de lamentos,
caprichosa, entre los luceros
tus rayos despiertan celos sin querer

Mi muñequita, el silente amanecer
descubrió nuestro romance juvenil,
y el sentimiento que ocupa tu vida
mañana tendrá sabor a despedida
podrás irte, querrás olvidarme
pero nunca podrás ocultarte al amor

y a decir verdad, no pensé jamás
que fuera yo a dejarte
era la noche de un verano delirante
cuando cruzaron tantos sueños en mis venas
y entre tantas rosas con espinas
ha vuelto mi sangre a correr por amor

Mi muchachita, la luna se te anidó
en tus cabellos como gota de miel,
y fuiste el canto que abrazaba al tiempo
mas fueron en vano tantos juramentos
no me llores, podrás entenderlo:
yo nunca podré olvidarte, lo se

y fue tan real, cuando te besé
tocamos las estrellas
presurosa tomabas mi mano
y juntos llegábamos al amanecer

pero la vida pasa
y nunca te volví a ver




6 comentarios:

Diego dijo...

y un día volví aquí...

Leyendo Memoria de mis putas tristes de Gabriel García Márquez.


Un placer saludarlos

Luna dijo...

Y volviste, para dejar los sueños que no pudieron ser.

Saludo enorme, Diego. Buen regreso.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Diego, que saudades de vir aqui, os teus poemas são um bálsamo para a alma.
Como sempre, excelente!

um abraço
cvb

Marinel dijo...

Son cosas que suceden en la vida que suele dar giros inesperados y dolorosos.
También lo hace al revés,claro.
Un besito.

Lapislazuli dijo...

Son caminos de vida
Un abrazo

María dijo...

La vida es así de dura, a veces, muy bonita tu manera de transmitir.

Un beso.