14 de septiembre de 2011

Microrrelatos IX- Hiriente




Su bolígrafo es muy importante. Con él escribe, trabaja, deja notificaciones, mensajes… ¡todo! Hasta se convirtió en su arma favorita, y va por el mundo disparando palabras que hieren y matan al pobre desprevenido que se cruza en su camino.
Tus palabras son iguales...




.

9 comentarios:

Luna dijo...

Hay cosas verdaderamente hirientes, la palabra es una...

Saludos muchos, Diego. Que pases linda fiesta del Milagro.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Diego, gostei muito de te ler.

De facto as palavras, tanto podem ser calorosas, coloridas mas também crueis e fatais.

Um grande abraço
oa.s

aamanecerdeluniverso dijo...

Me encanta tu breve pero certero Microrrelato. Más claro "agua".
te felicito. Me encanta venir y leerte, pero no siempre el espacio me permite dejarte comentario...confío qu een ésta ocasión mis palabras se queden para darte un abrazo positivo.
mara

Emanuel Carrizo dijo...

Me gusta esa arma. Creo que es muy buena porque si se la sabe usar no hay manera de errar un disparo.
Saludos.

aamanecerdeluniverso dijo...

Hola Diego, vengo a decirte que cuando puedas y desees te pases por mi Blog, allá tienes algo para ti. Espero sea de tu agrado.
Cuídate.
Un abrazo.
mara

Mony dijo...

¡Diego! un tiempo sin pasarme por aquí, pero es realmente agradable leerte. Las palabras son un arma de doble filo, y me encanta como lo dijiste.

Saludos desde algún rincón de la provincia :)

Alejandra Edith dijo...

Muy cierto las palabras hieren y puede llegar a herir tan hondo que después no hay retorno. Pero también las miradas son fatales y ni te digo de los gestos que no acompañan las palabras y que desconciertan y marean a uno, que termina dándose contra una pared. Excelente mini relato, tenes mucho talento.Gracias por compartirlo.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Por eso vivo hablapalabrando, amigo mío.
Estupendo relato.
Un abrazo.

María dijo...

Las palabras pueden llegar a herir y clavarse en el corazón.

Me alegra mucho haber descubierto tu blog, y además, te agradezco el que hayas tenido el detalle de ir a conocer mi blog y dejar tu huella, y por supuesto, yo también te sigo, desde ahora.

Un beso.