18 de octubre de 2010

Un rescate...

Me gustaría esperar la lluvia nocturna parado en medio de la calle solitaria con mis ojos cerrados apuntando al cielo… ¿qué locura, no?... empaparme de gotas que, como mensajeras suicidas, golpeen mi rostro haciéndome reaccionar, llevándose lo que no quiero, cubriéndome de agua limpia…
Me gustaría abrir mis brazos, cantar bajo esa lluvia en este octubre, expandirme, olvidar mis olvidos, despertar el niño que fui…
Quiero obligarme a tomar un respiro del mundo, olvidarme de llenar papeles, no mirar atrás…
Quiero sacarme mis zapatos, aflojar la corbata, desprender esta camisa …

Pero por más que quiera hacer de todo, nunca lograré que tu nombre no se me escape de mis labios pidiéndote un rescate…
Siempre serás mi cuerda de rescate...

7 comentarios:

La maga dijo...

no se si realmente uno olvida, o supera. hasta el dia de hoy me lo cuestiono. saludos

Jazmín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jazmín dijo...

Hola Diego. Leerte fue "... tomar un respiro del mundo..."

Diego dijo...

Maga, posiblemente no se olvide... se supera... :)

Diego dijo...

Gracias Jazmín. Este balconcito es para respirar un poco también...

Cinzia Procopio dijo...

Bello texto, Diego, y excelente música.
Un abrazo

Diego dijo...

Gracias Cinzia. A propósito: tu blog me encanta. Saludos. Diego